Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos…Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees…

© ɱağ

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima…

13 de octubre de 2017

13


Chatina

Quizá no haya mucho que decir. El mundo lleno de babosos y a mí me siguen gustando los caracoles, con su ajaceite, o con su salsita de tomate, choricito y un poquito de guindilla... O para darle gusto a un arroz... Se me hace la boca agua mas veo esto... Y la verdad, independientemente de que sea un bicho de plato único, la cosa cambia. Ni se me hace simpático ni me da gusto verlo con ese cuerpecito soberbio y esa concha como las de mar.

Menos mal que es una de esas especies catalogadas como "non gratas" (Real Decreto 630/2013 de 2 de agosto) pero, tampoco sé en qué cazuela se iba a cocer media docena de estos bichos. Y a eso le sumanos que vienen con chicha añadida, es decir, que contienen unos parásitos muy malos llamados nematodos... que se alojan ahí en sus tejidos fibromusculares y en sus babas, comprendo que no sean muy gratos como mascotas pues en vez de darnos mimos nos pueden dar diversidad de infecciones como una meningoencefalitis eosinofílica o una angiostrongiliasis abdominal

Este caracol es hermafrodita y tiene una capacidad reproductora tipo cucaracha, a velocidad de la luz. Eso  podría defender aquello que decía mi abuelo de que comer caracoles es tener siempre el plato lleno (aunque bien sé que se refería a la chicha y a la cáscara).

En fin, que hay que verlo, no tocarlo y dejarlo en su sitio que es donde mejor está.
Y os presento, al caracol más grande del mundo, posiblemente:  Achatina fulica.
Podéis llamarla "Chatina".


Noticia vista en la revista Quo del mes de septiembre de 2017.


Imágenes extraídas de la red

Tema 13/52: Escribe un relato inspirado en una noticia que hayas leído esta semana.

1 de octubre de 2017

Wings

 Wings de Stephan Martiniere

Clamas al cielo.
Desnudas tus manos.
Mi sueño.

De tus alas,
yedra que brota del suelo,
ni un lamento.
Ni una lágrima.
Solo el deseo de volar.
La Vida.

El rocío calmo de mis ojos.
encauzado sobre las plumas de tus vientos.

Ahí, con el corazón iluminado en Tu Alma,
brinca y busca el destierro.
Y, entre los claroscuros de las sombras,
entre las angostas cismas de tus Pensamientos en Orbe,
Tu Paz, Tu Oración,
Tu Destino elegido...
Mi memoria para ti.
Tú en mi Sino.


In Memoriam
Deux

27 de septiembre de 2017



Tres golpes de batuta...

Tu boca sobre la mía.
Adagio.
El deseo, tentándonos, 
dibujando todas las caricias lentas 
sobre cada poro de la piel, 
humedeciéndola. 

Notas sobre un pentagrama acoplado.

Gemimos cada adjetivo, cada suspiro… 
y nos lamemos como quien lame un sello 
que se pega en las yemas de los dedos. 

Silencio de corcheas. 



Un arrebato nos sumerge en un momentáneo silente
roto por el roce de la carne, 
por el sigilo de dos salivas 
incrustadas en el hueco entre los labios.

Rugimos como dos fieras, 
desatadas por la pasión más salvaje, 
comiéndonos la vida en cada aliento, 
en cada jadeo que no hacía más del otro. 

Manantiales de fuegos exudados entre tus labios, 
álgidos al atajo de tu lengua, 
entre arreboles de tus manos, 
marca justa de tu pertenencia. 

Ritmo in crescendo. 
Un allegro.

Notas que reptan en los pentagramas de nuestros cuerpos, 
sin libre albedrío.
Ritual de carne y saliva, 
uñas y dientes… 



Partitura de tu piel en la mía... 

Yo, letra derramada en tus labios. 
Tú, beso líquido de mis entrañas.

Y nos hacemos Melodía…




Este jueves, Roxana, desde su blog
"Soñando uno de tus sueños" 
nos invita a sentir, vivir, experimentar la Música.
En su casa, más melodías.

Si deseas seguirme por correo.

Acólitos...